De San Francisco del Rincón, Gto., para El Vaticano

Estas artesanías son hechas a mano desde hace más de 60 años, y las han portado cuatro de los últimos cinco Papas.

De San Francisco del Rincón, Gto., para El Vaticano

Cancún, 15 de septiembre.- Si hay algo de lo que la comunidad de San Francisco del Rincón, Guanajuato, se siente orgullosa es del sombrero de charro decorativo, el cual ha traspasado fronteras, comprado por todo tipo de celebridades.

Elaborado por manos de mujeres artesanas desde hace más de 60 años en talleres de la familia Salazar, esta icónica artesanía, que forma parte de la indumentaria del charro mexicano, tiene entre los personajes más celebres que lo han portado a cuatro de los últimos cinco Papas.

Para dar fe de ello, en las paredes de su hogar hay varias fotografías de los Papas Pablo VI, San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, que lucen el sombrero de charro decorativo.

“Esta tradición comenzó en 1970 o 1971, cuando le regalaron un sombrero, hecho por Antonio Salazar a Pablo VI, y de ahí sucesivamente a los demás Papas que vinieron a México. De hecho, cuando San Juan Pablo II se lo puso exclamó que se sentía mexicano”, recuerda.

Este singular sombrero también ya fue objeto de regalo para jerarcas de estado, políticos, artísticas y demás famosos, señala doña María de la Luz Yepes, quien sigue el legado, heredado de su suegro, que inició la empresa hace más de 60 años.

En un video trasmitido en las redes sociales por la Secretaría de Turismo de Guanajuato, doña María de la Luz no sólo abrió las puertas de su hogar, sino que también mostró parte del proceso de elaboración del sombrero de charro decorativo de la fábrica Salazar Yepez.

“Para la familia y todo San Francisco del Rincón es un orgullo ser los iniciadores de esta artesanía, desde hace 65 años con mis suegros, y sigue esta tradición, generación en generación, ahora ya están hasta mis nietos, indicó.

Con un sombrero charro blanco, con la imagen del rostro de la Virgen de Guadalupe, multicolores rosas, la leyenda del Papa Francisco y banderas de varios países en las orillas, manifestó que en su elaboración se basaron en que los mexicanos somos un pueblo mariano. Tardaron unos 30 días en elaborarlo.

El bordado de los sombreros está a cargo de amas de casa, que se los llevan a su hogar para hacerlo en sus tiempos libres, aunque también hay algunas que lo hacen en la tienda, como doña Josefina Rosa Domínguez, que lleva 40 años en esta labor.

Actualmente, en la tienda también elaboraron otros modelos de sombreros, moños y hasta tapabocas.

Con información e imágenes de Nómada Noticias y Galu Comunicación.