Reloj Monumental de Pachuca, atractivo estelar de la oferta turística de la “Bella Airosa”

Pachuca, Hidalgo.- Su destino era ser el centro musical de la ciudad, pero la presión del ex Presidente de la República, Porfirio Díaz, terminó convirtiéndolo en el ícono cultural e histórico de esta capital.

Reloj Monumental de Pachuca, atractivo estelar de la oferta turística de la “Bella Airosa”
Reloj Monumental de Pachuca, atractivo estelar de la oferta turística de la “Bella Airosa”

Pachuca, Hidalgo.- Su destino era ser el centro musical de la ciudad, pero la presión del ex Presidente de la República, Porfirio Díaz, terminó convirtiéndolo en el ícono cultural e histórico de esta capital.

Así, al igual que varias de las construcciones más importantes del México moderno, el Reloj Monumental fue edificado para conmemorar el Centenario de la Independencia de México.

El Reloj de Pachuca, conocido también como el Reloj Monumental, fue construido aprovechando los cimientos de un kiosko que sería construido para servir de escenario musical a las presentaciones que servirían para entretener a la población.

La obra fue detenida un par de años por falta de fondos, hasta que llegó la orden Presidencial de edificar un monumento por los primero 100 años de la Independencia de México.

A partir de su inauguración y puesta en marcha, el Reloj Monumental se convirtió en la medida de Pachuca, y aún cuando en la mayor parte de su existencia sus manecillas no han marcado la hora o la han marcado mal, es un símbolo también de la exitosa trayectoria minera de más de dos siglos, y que a pesar de seguir vigente, decayó pocos años después de concluida la obra.

Su arquitectura neoclásica, como la mayoría de las construcciones porfirianas y sus 40 metros de altura, destacan de entre el resto de los edificios que lo rodean, que a pesar de intentar seguir sus parámetros no logran competir con esta torre conmemorativa, rematada por el majestuoso y, claro, útil reloj.

La Torre del Reloj puede ser visitada en recorridos personalizados durante los cuales pueden subirse sus escalinatas y ver la maquinaria (fabricada por la misma empresa que fabricó el Big Ben londinense), y que está en funcionamiento dando la hora exacta desde 2008.

El Reloj Monumental es sin duda el edificio histórico más memorable de la ciudad, que si bien no es uno de los destinos turísticos más importantes de México sí posee otros pequeños tesoros que pueden disfrutarse en un recorrido en tranvía.

Esos tesoros son recintos históricos de la ciudad, como el Teatro Hidalgo o el Templo y ex convento de San Francisco, que permanecen diseminados por el renovado y un poco caótico Centro Histórico.

Para descansar, puede visitarse el Centro Cultural que yace debajo del Reloj, construido en lo que fuera un estacionamiento y que hoy da cabida a eventos culturales, y a una biblioteca infantil.

Si  bien Pachuca tiene otros edificios interesantes como el Cristo Rey o el Edificio Bancómer que no son capaces de opacar al Reloj Monumental, echarle un vistazo a esta magna obra arquitectónica y a sus múltiples, aunque aún no bien ponderados atractivos, vale una vuelta por Pachuca, bien llamada, “La Bella Airosa”.