Quintana Roo recibe a sus primeros turistas tras la contingencia por COVID-19

Al reabrir sus puertas al turismo, algunos hoteles tuvieron un gran festejo, como The Grand at Moon Palace, que recibió a sus primeros huéspedes con mariachi, cocteles y pirotecnia, al tiempo que sus colaboradores cumplían con las medidas de seguridad.

Con la garantía de cumplir con los protocolos de higiene y seguridad para los turistas y trabajadores de la industria sin chimeneas, los destinos de playa de Quintana Roo reabrieron sus puertas después de casi tres meses en cierre.

Además del sello de Seguridad Global otorgado por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés), más de 5 mil empresas del estado han sido ya certificadas en cuanto a acciones de seguridad sanitaria, mismas con las que se espera una reactivación económica paulatina aunque el empresariado reconoce que esta temporada de verano no se alcanzará una ocupación hotelera mayor al 30%.

A pesar de lo anterior y como muestra de la siempre dispuesta vocación de servicio del destino, algunos hoteles como The Grand at Moon Palace, recibió a sus primeros huéspedes con una valla humana de colaboradores quienes, entre gritos y aplausos, agradecieron su llegada, al mismo tiempo en que se escucharon las notas del mariachi, se encendió un pasillo de pirotecnia a la entrada del lobby y se les obsequiaban cocteles a los recién llegados.

Al respecto, inclusive la propia alcaldesa de Benito Juárez publicó un video en su cuenta de Twitter, dando la bienvenida a los primeros huéspedes y aseguró que "con responsabilidad y de forma gradual, nuestro destino se levantará y seguirá siendo un referente para el turismo en el mundo".

Otro centro de hospedaje que también reabrió sus puertas fue el Riu Palace Península y el Riu Cancún comenzará a recibir visitantes a partir del 19 de junio, siguiendo con las medidas requeridas.

Cancún tiene una disponibilidad de 35,000 cuartos de hotel y su aeropuerto, durante 2019, recibió a 25 millones de pasajeros, de los cuales, el 65 por ciento provinieron de otros países. Estos tres meses de paro de actividades provocaron una caída tanto en la ocupación hotelera como en la movilidad del 97%.