Preparan Laguna Om en Quintana Roo para desarrollo

Con la coordinación de instancias Estatales, Federales y el empuje de los Ejidatarios, se obtuvo la Certificación como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación para este hermoso lugar.

Preparan Laguna Om en Quintana Roo para desarrollo

Chetumal, 27 de septiembre.- La certificación que permite la conservación de 35 mil hectáreas en la Laguna Om, permitirá impulsar nuevos productos enfocados al turismo y conservación, además de fortalecer las comunidades, explicó el secretario de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), Efraín Villanueva Arcos.

Recordó que en el 2019, con la coordinación de instancias Estatales, Federales y el empuje de los Ejidatarios, el apoyo de Pequeñas Donaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se obtuvo la Certificación como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación para el Ejido Laguna Om.

Según explicó, la certificación ampara una superficie de 35,000 hectáreas en el ejido Laguna Om con un plazo de 30 años para la conservación del ecosistema: selva baja inundable, selva baja espinosa subperennifolia y selva mediana subperennifolia, y 26 especies listadas en la NOM-059-2010.

Villanueva Arcos informó que, con la incorporación voluntaria del Ejido Laguna Om, el Estado de Quintana Roo cuenta con una extensión aproximada de 7.4 millones de hectáreas protegidas, equivalentes a dos veces más el tamaño del Estado, con importantes áreas marinas.

“Con el acompañamiento del Gobierno Estatal mano a mano con el Ejido y con nuestros aliados del Gobierno Federal, se ven los frutos de esta gestión, sociedad y gobierno estamos convencidos que protegiendo nuestros recursos naturales podemos gozar y disfrutar de los bienes y servicios ambientales que estos proveen y que se traducen en una buena calidad en la salud de los quintanarroenses”, añadió Villanueva Arcos.

El titular de Ecología y Medio Ambiente dijo que en Quintana Roo, a través de la presentación de un Programa de Manejo, es posible incorporar actividades productivas de bajo impacto y benéficas para el ambiente (como la producción de miel) junto con la conservación de la selva. Lo que permite impulsar productos enfocados al turismo rural y de naturaleza, y al mismo tiempo conservar y fortalecer económicamente a las comunidades.

“El potencial para el desarrollo de actividades de turismo vinculado a naturaleza es muy amplio por todo el Estado, subrayó Villanueva Arcos.

Por su parte, Rafael Robles de Benito, encargado del despacho del Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas explicó que se deberá favorecer la visitación ordenada tomando en cuenta estudios que definan la cantidad de visitantes que es posible recibir sin causar deterioro en los ecosistemas y estándares de calidad para un abanico de posibilidades; desarrollar actividades de , bajo un esquema de uso público y centros de atención de visitantes, en los que algunas comunidades ya cuentan con iniciativa y experiencia.

Villanueva Arcos reiteró que las Áreas Naturales Protegidas (ANPs) son sitios importantes para incluirse como productos de turismo rural y turismo de naturaleza.

En ese sentido, comentó que Quintana Roo cuenta con 37 ANPs, que el Gobierno Federal a través de la CONANP administra 17, el Gobierno del Estado ha decretado 10, 1 área de competencia municipal y 9 Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación de carácter Federal establecidas mediante certificado.

De acuerdo con información a la que se tuvo acceso, en mayo de 2018, los representantes del Ejido Laguna Om solicitaron apoyo al Gobierno del Estado para que su iniciativa de conservación en una vasta superficie forestal fuera decretada como Área Natural Protegida, con la modalidad de Área Dedicada Voluntariamente a la Conservación (ADVC)

La coordinación de instancias Estatales, Federales y el empuje de los Ejidatarios de Laguna Om, con apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones de PNUD logró concluir los procesos requeridos por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) para obtener la Certificación como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación con  Certificado: CONANP-450/2019 que ampara una superficie: 35,000 hectáreas con un Plazo de Certificación: 30 años, siendo el objetivo la Conservación de ecosistemas: selva baja inundable, selva baja espinosa subperennifolia y selva mediana subperennifolia, y 26 especies listadas en la NOM-059-2010.

Con información de Nómada Noticias y Galu Comunicación.