Mapimí, el Pueblo Mágico, Solitario…y Encantador de Durango

Mapimi, Durango.- Poca es la gente que camina y vive en Mapimi…pero mucha es la que habla, y habla bien, de este Pueblo Mágico y maravilloso de Durango y de México.

Mapimí, el Pueblo Mágico, Solitario…y Encantador de Durango
Mapimí, el Pueblo Mágico, Solitario…y Encantador de Durango
Mapimí, el Pueblo Mágico, Solitario…y Encantador de Durango

Mapimi, Durango.- Poca es la gente que camina y vive en Mapimi…pero mucha es la que habla, y habla bien, de este Pueblo Mágico y maravilloso de Durango y de México.

Sitio desértico, con mucha historia propia y de México, al haber dado refugio a Benito Juárez en su huida de las tropas francesas, para ser por breve tiempo la capital de México, y haber tenido cautivo a Miguel Hidalgo y Costilla, Mapimí es un sitio de clima silvestre y de gente cálida
  
Lugar distante a unas tres horas de la capital, Victoria de Durango, con unos siete mil habitantes, Mapimí es una localidad que ofrece paisajes que parecen haberla estacionado en el tiempo.

Sus calles angostas aún empedradas, así como algunos de los árboles que sobreviven con las pocas lluvias que caen, caracterizan al desértico lugar.

La historia conocida de Mapimí se remonta a finales del siglo XVI cuando ésta aldea de indígenas cocoyomes y tobosos se convirtió en una zona minera.

Según los registros virreinales de la época el primer establecimiento español fue el 25 de julio de 1598 realizándose la fundación formal al pie de la Sierra de La India, llamando al poblado Santiago de Mapimí.

Mapimí, que en Cocoyome significa Piedra en Alto o Pueblo Elevado, es hoy Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco) y de tiempo atrás adquirió el estatus de Pueblo Mágico otorgado por la Secretaría de Turismo Federal (Sectur).  

El director local de Turismo, César Roberto Carlos Moreno, recordó que por Mapimí han pasado las diferentes etapas históricas de México, como la Independencia, la Reforma, la Revolución.

“Aquí a unas cuántas casas está el recinto donde estuvo preso Miguel Hidalgo, cuando lo apresaron junto con Allende y Abasolo”, agregó orgulloso.
 
Carlos Moreno sostiene que pese al aire de soledad que predomina, tienen un poblado agradable.

Sus casas antiquísimas y las evidencias del paso en el tiempo son notarias en puertas, ventanas y en algunas paredes desgastadas que dejan ver su belleza diferente.  

Mapimí cuenta con edificios de gran interés. Uno de ellos es la iglesia de Santiago Apóstol, que data del Siglo XVI, cuya fachada de cantera sobresale junto a su única torre.

A escasos metros se encuentra el Palacio Municipal y la casa de Benito Juárez, donde permaneció en su huida de las tropas francesas y que fue por breve tiempo fue considerado Palacio Nacional.

“Aquí llegó Benito Juárez en 1864 y aquí fungió como palacio nacional, aquí emitió decretos presidenciales, y en su andar traía consigo el Archivo General de la Nación”, explicó al respecto el funcionario turístico.

 A escasos 10 minutos, sobre la carretera principal se localiza el puente Ojuela que conectaba a finales del siglo xix con la mina Santa Rita.

Se trata de una obra imponente y se le considera una obra maestra de la arquitectura en Latinoamérica, pues mide 318 metros de largo, por casi dos metros de ancho y al cruzarlo puede admirarse y también temerse una profunda cañada de aproximadamente 120 metros de profundidad.

Pese a que Mapimí era famoso por ser un pueblo minero, en la actualidad algunos habitantes continúan con este oficio gracias a una compañía que no ha dejado que esta actividad desaparezca.
 
“Aún existen mineros, ya hace algunos años una nueva compañía obtuvo algunas minas, entonces ahí sí hay algunos mineros, pero la mayoría de la gente trabaja en la industria avícola“, precisó el titular de Turismo de Mapimí.   

Contra lo que pudiera pensar quien lo viera a primera vista por su estampa desértica, Mapimí no está en abandono.

Al contrario, ese aire, esa atmósfera de soledad es su encanto principal, que hace que muchos viajeros visiten este Pueblo Mágico, atraídos por su historia, leyendas y sus casas
dignas de una postal.