El Remate, un oasis entre la selva

Calkiní, Campeche.- Campeche es un hermoso estado

El Remate, un oasis entre la selva
El Remate, un oasis entre la selva

Calkiní, Campeche.- Campeche es un hermoso estado que se extiende por colinas de caliza, bosques tropicales y playas del Golfo de México. Su capital, del mismo nombre, es una ciudad portuaria de la época colonial con arquitectura barroca española, calles de adoquines, centro histórico amurallado, baluartes y fuertes que evocan la época de la piratería. 

Además, ofrece a sus visitantes hermosos lugares para visitar y disfrutar, entre ellos El Remate, un auténtico oasis entre la selva, ubicado en el kilómetro 14 de la carretera Calkiní-Isla Arena, que brinda al visitante un singular espectáculo natural, en especial para quienes gustan del ecoturismo. En este lugar, que está dentro de la Reserva de la Biosfera Los Petenes, cuya superficie de 83 mil hectáreas, los turistas pueden disfrutar de un enorme cenote en el que hay un ojo de agua y un canal de ocho kilómetros que desemboca en el mar, con una profundidad que varía entre 1.5 y 4 metros y en el que se pueden disfrutar diversas actividades como nadar o sólo remojar los pies en el ojo de agua, hasta practicar esnórquel o kayak, rodeado del manglar y densa vegetación en donde, con suerte se pueden observar monos araña. 

La tarifa de entrada es de 30 pesos por adulto y 18 para los niños y se aplica indistintamente a nacionales o extranjeros; un paseo de media hora en kayak cuesta 25 pesos por embarcación de hasta tres personas. Hay una tirolesa que por 30 pesos te lleva a volar sobre las aguas cristalinas, un muro para escalar y un sendero para caminatas por la selva, que permite disfrutar de vegetación que crece en forma de anillos, como palmeras, tulares y manglares rojos, que abrazan el lugar y sirven como refugio para aves pequeñas. 

Puedes rentar palapas, mesas y bancas para disfrutar de un día al aire libre y, aunque encontrarás antojitos para comer, es recomendable llevar tu propia comida y bebidas para contemplar el paisaje alrededor, lleno de palmeras y abundante vegetación, además de lirios y plantas acuáticas que crecen en el cenote. 

Asimismo, el balneario tiene instalaciones rústicas, que hacen de la experiencia de visitarlo, un emocionante e inolvidable viaje al pasado.