Día 3 de La Carrera Panamericana: CdMx-Morelia

Las maravillas naturales de México, delineadas por curvas desafiantes, fueron nuevamente el marco ideal en la jornada de los pilotos de La Carrera y participantes Sport & Classic Tour.

Día 3 de La Carrera Panamericana: CdMx-Morelia

Durante la Etapa 4 de La Carrera Panamericana, los motores rugieron y las pruebas se intensificaron para los competidores del rally más largo y emblemático del automovilismo mexicano. Tanto pilotos de La Carrera como participantes del Sport & Classic Tour comenzaron a calentar motores en el arco de salida en el Hotel Camino Real de Santa Fe en la Ciudad de México para salir con dirección a las carreteras del Estado de México.

Comenzaron atravesando la zona en la que se encuentra la Presa Iturbide, la cual pertenece al municipio de Isidro Fabela en la localidad de Tlazala, en el Estado de México. Esta hermosa región de amplios bosques y mantos acuíferos se encuentra a 50 minutos de la Ciudad de México y a 30 minutos de Naucalpan.

Rápidamente alcanzaron la localidad de Jiquipilco en la que destacan los manantiales de El Capulín, Caballero, Santiago, Tres Ojuelos y Agua Blanca, mismos que nutren algunos arroyos y los ríos Miranda, Caballero y Temoaya. El río Lerma que es un límite natural del municipio abrió paso a la Presa Alzate. Ahí los pilotos se entregaron con entusiasmo a la competencia hasta llega al Pueblo Mágico de Villa del Carbón.

Villa del Carbón comprende parte de la Sierra de Monte Alto y ante la mirada asombrada de los visitantes motorizados presumió la majestuosidad de sus parajes boscosos, donde se encuentran lagos, embalses y cascadas, espacios reconocidos por las actividades ecoturísticas.

Ya en el Servicio en Chapa de Mota el tren de carrera se detuvo a realizar los ajustes pertinentes a los autos, al tiempo que tomaban un breve descanso para arrancar de nueva cuenta hacia Acambay. No tuvieron la suerte de visitar el centro ceremonial otomí de Huamango, que es un centro arqueológico que tuvo influencia mexica y tolteca, pero sin duda se llevaron los entrañables paisajes de la zona mexiquense.

Antes de abandonar el Estado de México, pilotos y navegantes aceleraron con ánimo en el tramo Temascalcingo - Zinapécuaro, para finalmente arrancar, con la adrenalina al tope, la ruta de Mil Cumbres, que es una enlazada de curvas desafiantes que se han convertido ya en uno de míticos tramos del rally mexicano.