Altavista, un observatorio teotihuacano en Zacatecas

Ese asentamiento prehispánico fue un centro ceremonial y astronómico de la cultura Chalchihuites, que se extendió desde los años 200 al 1100 de nuestra era en el noroeste de Zacatecas y sur de Durango, en los valles aledaños al flanco oriental de la Sierra Madre Occidental.

Altavista, un observatorio teotihuacano en Zacatecas

Zacatecas, 12 de noviembre.- Ubicada al noreste de Zacatecas, en el municipio de Chalchihuites, está la zona arqueológica de Altavista o Chalchihuites, vocablo de origen náhuatl que significa Piedra Verde.

Se ha planteado que fue producto de un desarrollo cultural foráneo, fundado por un grupo de sacerdotes teotihuacanos. Estudios con carbono catorce sustentan la contemporaneidad de este sitio en sus inicios con la metrópoli teotihuacana en su caída.

De manera significativa, tanto en su traza arquitectónica como en su iconografía cerámica, Altavista manifiesta la cosmovisión mesoamericana, colocándose como uno de los desarrollos culturales mesoamericanos más norteños debidamente identificados.

Las investigaciones vislumbran características astronómicas significativas. Fue cabalmente planeado, sus fundadores identificaron los movimientos solares sobre la Sierra de Chalchihuites y lograron registrar con exactitud los solsticios y equinoccios desde diferentes puntos de observación. 

Los pobladores integraron en sus monumentos una exacta orientación hacia los puntos cardinales, tomando en cuenta las líneas diagonales que parten de sus esquinas hacia puntos geográficos externos.

De hecho, está comprobado que la ciudad fue diseñada y edificada mediante una triangulación precisa en el paisaje, a partir de la Sierra de Chalchihuites: la cumbre del Picacho Pelón, 11 kilómetros al este; el cerro Chapín, siete kilómetros al suroeste y la colina del Pedregoso, a cinco, al noreste, permitiendo con ello observar el desplazamiento anual del Sol y así anticipar los cambios de las estaciones en el transcurso del ciclo agrícola.

En la cima del Cerro Chapín están dos petrograbados de círculos-cruces con cuentas calendáricas muy semejantes a los encontrados en la metrópoli de Teotihuacan y sus alrededores.

Con información e imágenes de Nómada Noticias y Galu Comunicación.